«Página principal | La Cita Ferpecta » | Los Lunes Felices. Hoy: New Order » | 1521... » | Premios de consolación » | Okupas, Castillos y Platillos Volantes (I) » | Los Lunes Felices. Hoy: Joy Division (II) » | Prefiero ser... » | Tienes una mancha en el pelo » | Desde mi Ventana (II) » | Los Lunes Felices. Hoy: Joy Division (I) »

Primera parte.

La semana pasada sentábamos las bases de lo que podría ser un primer manifiesto de independencia de mi barrio. Fúrgol para movilizar a las masas, transportes para comunicarse con el resto de suburbios marginales, grandes almacenes para comprar todo tipo de drojas legales... Llegados a este punto, uno puede pensar que Valderas (en adelante SJdV, que mola más y lo he inventado yo mismo, creo) ya cuenta con todo lo necesario para ser considerado como una realidad identitaria (si no te gusta esta palabra, manifiéstalo en este otro lugar) popular de colectivo vecinal, lo cual viene a ser algo así como las primeras cinco palabras que se me han ocurrido para establecer un estúpido símil con las "realidades nacionales", "naciones de naciones", "comunidades nacionales", "naciones históricas" y demás eufemismos a los que nos tienen acostumbrados los políticos. Sin embargo, aún no hemos reparado en lo más importante, en aquellos factores que verdaderamente determinan el destino y las aspiraciones de toda colectividad humana (no me negarás que la frase suena de lo más romántica, a la par que progre) y que, en este caso, he distribuido en tres secciones: los usos y tradiciones sociales, representados por la conducta de los "okupas"; el arte y la cultura, representados por la arquitectura "bizarra" de los Castillos; la historia y la mitología popular, de las que forman parte fundamental los visitantes del espacio exterior. Comenzamos:

Sociedad



SJdV es un barrio joven, al contrario que su población, que es, en general, vieja. La mayoría se estableció aquí allá por los años sesenta del siglo XX, atraida por el rápido crecimiento que fue experimentando este enclave cercano a Alcorcón, y perteneciente a su término municipal. Por aquel entonces, Alcorcón era un pueblecito castellano nuevo conocido especialmente por la innata habilidad de sus habitantes para fabricar botijos. Pero no toda la población actual se reduce a los que llegaron en la época de los botijos e hijos de estos (mi caso). Por una parte, la ampliación del barrio conocida como "Los Castillos", en la que los pisos de protección oficial conviven fraternalmente con los chalés y colonias de pisos para pijos pobres, supuso una importante inyección de nuevas gentes en el barrio desde los primeros años noventa. Por otra parte, están los que deciden optar por ese acto tan moderno y súper-cool que es la okupación. Por supuesto, este hecho no es en absoluto significativo en términos de población, pero tenía que meterlo por algún lado. El autodenominado C.S.O. (Centro Social Okupado) Escuela Taller es un edificio del ayuntamiento de Alcorcón (buuu... imperialistas... buuu...) que durante muchos años fue usado como centro en el que se impartían cursos de jardinería y otros oficios destinados a los jóvenes de toda la ciudad. Su actividad como escuela cesó, el ayuntamiento lo dejó prestado a algunas asociaciones culturales durante algún tiempo y, finalmente, quedó abandonado. Hasta que llegaron ellos:


http://www.youtube.com/watch?v=p2vIRo8eXCs

Ya os han contado un poco de qué va la historia ellos mismos. El tema de la okupación podría dar lugar a un debate que un blog marginal como este es incapaz de generar, por lo que el cometido de este post no es juzgar la actitud de estos señores. Eso sí, no dejaré de comentar alguna que otra cosa...

La Escuela Taller es un enorme edificio público que debería ser aprovechado por el Ayuntamiento con algún tipo de fin, ya sea reconvertirlo en escuela, centro social... o venderlo. Aunque, por otro lado, si al Ayuntamiento se la soplan todos esos metros desperdiciados, no me parece del todo mal que lleguen estos chicos a hacer todas esas cosas que comentan en el vídeo. Aunque, por lo que veo, parece que lo tienen bastante abandonado y, más que "centro social ocupado", quizá debiera llamarse "centro en el que fumar unos porros y tomar unas birras cuando no estoy en casa de mis viejos". Otro de los posibles motivos de queja quizá sea los escándalos que montan de vez en cuando. Y es que, el día que unos punkarras estuvieron hasta las cinco de la mañana reventando la fachada de mi casa con un atronador ruido que pretendía ser música en directo, un pequeño Cho Seung-Hui estuvo a punto de nacer dentro de mí. Sin embargo, hay días que no está mal tener a esta gente cerca, como aquel en el que pude disfrutar gratis desde mi casa de un concierto del grupo valenciano Ki Sap.

Al margen de escuelas talleres, okupas y demás, podemos comentar otros aspectos relacionados con la sociedad del barrio. En cuanto a la vida nocturna de SJdV, hay poco que destacar. Sólo la presencia de algún que otro bar de copas marginal, así como la arraigada tradición del botellón son capaces de contrarrestar ligeramente la influencia de otros barrios de Alcorcón y Madrid a los que resulta inevitable emigrar cuando llega el fin de semana. Parajes y parques muy concretos como "La Peninsular" (denominado así en honor a la constructora que allí se alojó durante mucho tiempo) son los que resisten a este éxodo masivo. La mayor impulsora de la cultura del botellón ha sido, sin duda, la famosa bodega de Belmonte, cuyas míticas garrafas de vino y kalimotxo han saciado la sed de varias generaciones de jóvenes. Sin olvidarnos de las bebidas de alta graduación alcohólica que suelen albergar sus estanterías, entre las que, además de las clásicas que todos conocemos y estamos hartos de ingerir compulsivamente, podemos encontrar algunas de bajo coste, importadas desde la Región de Murcia y otros lugares de la geografía española. Es el caso del vodka Mirror's, que anteriormente fue conocido como Stollickof (o algo así) y tenía una etiqueta similar a la del Stolichnaya. No sé cuál será la diferencia entre el original ruso y la copia murciana, pero lo cierto es que, antes de comprar el segundo, recuerdo que te hacían firmar un papel en el que eximías a la bodega de toda responsabilidad por lo que te pudiera ocurrir a causa de su consumo... En cualquier caso, yo siempre podré decir con la cabeza bien alta que un día bebí vodka "estoikof" (así se le conocía familiarmente).

Con esta descarada referencia al alcoholismo y las drojas (unos temas muy sociales, sin duda) doy por concluido el episodio de hoy de "Okupas, Castillos y Platillos Volantes"). La semana que viene continuaremos hablando de las otras dos palabras que aún nos quedan pendientes: los castillos y los platillos volantes .


Etiquetas: , , , , , , ,

Me mudaré a ese barrio, tenlo por seguro. Eso sí, cuando salga de la cárcel, antes me va a resultar imposible.


Un analisis muy certero sin duda ese del alcohol y la droja. Estoy deacuerdo contigo en ese sentido. Pero también hay más cosas, porque en toda la sociedad hay un consumo desmedido de alcohol y drojas, ¿por qué habría de ser diferente entre la juventud? Sal a la calle y mira con tus propios ojos lo que ves. Consumo de alcohol y droja. Ademas se agradecería que tuvieras la valentia de bajar al centro y decirlo de tu propia palabra, que no somos salvajes y no te vamos a agredir. Podemos hablar y debatir, aunque se ve que tu más bien lo único que quieres es tener material para tu blog y poner a parir a la gente con un analisis parcial y que no vaya más allá de lo supercifial.

Ahora bien, que todas las actividades que se realizan en el centro social que no se basan en el consumo de droja que? que pasa por ejemplo con la tienda gratis, donde todo el mundo puede llevarse ropa, objetos que le hagan falta y/o dejar algo que no utilice y a otra persona le puede venir bien?
O por ejemplo la biblioteca popular? y la biblioteca anarquista? y la distribuidora de textos? y el taller de escultura? O por ejemplo el gimnasio gratuito? o por ejemplo locales de ensayo gratuitos para grupos, espacio para ensayos de teatro, o por ejemplo la huerta comunitaria y ecologica? o por ejemplo comedores a precios populares? y los cientos de charlas que se han organizado sobre temas politicos y sociales? y las verbenas que se han montado para el barrio? y las actividades para niños y niñas? Nada, que tu crítica estaría muy bien si empezaras por actuar y hacer algo y no solo se quedase en unos pensamientos sin más que expones en tu superblog y que tus amiguitos comentan sobre lo guay que escribes.

Menos cuchicheo y más valentia. A ver si le echas un par y te vemos por el centro y hablamos sobre todas estas cosas.


Publicar un comentario

Enlaces a este artículo

Crear un enlace