«Página principal | You make bunny cry » | Los Lunes Felices. Hoy: Fools Gold » | Mis vocablos favoritos » | Me siento en la obligación moral de actualizar » | 27-M » | Confesiones (II) » | Diez años atrás... » | Banquet » | Todos leen Aguachumeïn » | Los Lunes Felices. Hoy: Ever Fallen in Love? »

Como toda buena película cubana o ambientada en Cuba, Suite Habana (Fernando Pérez, 2003) es un colage de topicazos cubanos de esos que tan bien conocemos todos los que alguna vez hemos parado allí. O los que han visto unas cuantas películas de estas:


(Sí, últimamente me he aficionado a los fotomontajes vía Paintbrush)

Paredes desconchadas, fotos del Che, ron, carteles de propaganda, niños con uniforme, coches antiguos y, por supuesto...


La emigración:


Suite Habana es una de esas joyas que de vez en cuando da el cine cubano. Este peculiar documental sobre la vida cotidiana de diez ciudadanos de La Habana arrasó en la edición de 2003 del prestigioso Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana (ganó prácticamente todo lo ganable), además de obtener nominaciones y premios en los Goya, en el festival de San Sebastián... Con esta carta de presentación, uno no debería resistirse a ver la película en cuanto tuviera la oportunidad (yo te la voy a dar hoy aquí mismo, pero no se lo cuentes a nadie). Sin embargo, si nos da por entrar en detalles como que se trata de un documental sin narración, sin diálogos y sin una conexión directa entre las diez historias que paralelamente se desarrollan, quizá nuestra preconcepción pueda empezar a cambiar de "interesante ejemplar de cine 'independiente' para pasar la tarde del domingo y encima poder dármelas de culto" a "ladrillo infumable para gafapastas y progres fumadores de pipa". A pesar de todo esto, yo te recomiendo que le des una oportunidad a esta pieza de más de una hora de cine en estado puro (tremendamente gafapastosa esta frase, mola).

En esta película, Fernando Pérez se recrea en la plasticidad puramente visual de diversas situaciones de la vida cotidiana, sin más acompañamiento que los sonidos naturales y la música, creando una atmósfera muy singular para acercarse a La Habana, una ciudad por la que es realmente difícil andar durante más de diez minutos sin que alguien se pare a hablar contigo. Más allá de todo esto, Suite Habana supone una fascinante fotografía de la sociedad cubana y, en mi modesta opinión, la perspectiva que toma Fernando Pérez aquí es mucho más abierta y esclarecedora que la visión que pretenden darnos algunos filmes panfletarios producidos fuera de Cuba sobre la situación de aquel fascinante país.

Sin enrollarme más, aquí tienes otro adelanto:


Y si te ha gustado, puedes ver la película completa que algún pillín ha subido a YouTube. Como no creo que alguno de los que se pasan por aquí tuviera pensado comprarse el DVD, espero no hacer "mal" a nadie por enlazarla:

1ª parte
2ª parte
...

Y así hasta terminar la película. Puedes buscar tú mismo las siguientes fragmentos.


Etiquetas: , , , , , ,

Enlaces a este artículo

Crear un enlace