«Página principal | A Girl Like You (y más cosas) » | Noticias de los Estados Unidos de América » | Las 50 portadas de discos más polémicas » | Say Hello to the Angels » | ¿Con quién dices que baile? » | No más héroes » | Le Voyage dans la Lune » | Los "hypes" de 2007 » | Los 20 mejores singles de 2007 » | Portaos bien »

Es sábado por la tarde y mi dolorida cabeza no se encuentra en condiciones de ser sometida a una sesión estudio de microondas, instrumentación electrónica o cualquiera de esas polladas que algún día me gustaría saber para qué demonios me puse a estudiarlas. Esto de preguntarse "para qué" puede resultar muy divertido... Uno se plantea una actividad cualquiera que haya realizado a lo largo del día (estudiar, trabajar, ver una película de Lars Von Trier, escarificarse las nalgas, sodomizar a una yegua...) y a continuación trata de responder a la siguiente pregunta: "¿para qué lo hago?". Una vez obtenida la primera respuesta, vuelve a hacerse la misma pregunta, pero utilizando como argumento la respuesta anterior y así el proceso continua en un bucle indefinido.

Ejemplo:

  • ¿Para qué estudio? -> Para aprobar los exámenes
  • ¿Para qué apruebo los exámenes? -> Para sacarme el título de [inserte aquí profesión]
  • ¿Para qué me saco el título de [inserte aquí profesión]? -> Para trabajar de [inserte aquí profesión]
  • ¿Para qué trabajo de [inserte aquí profesión]? -> Para ganar dinero
  • ¿Para qué gano dinero? -> "Para jugar a las máquinas y hir de putas"
  • Etcétera.

    Hace unos días decidí aplicar esta sofisticada técnica a una cuestión mucho más trascendente y de interés que la del ejemplo anterior: ¿para qué escribo este blog? Tras un sesudo análisis que me llevó un par de minutos o tres, llegué a la conclusión de que este blog no tiene sentido. Sí, nunca antes me había preguntado por qué o para qué escribo aquí y el juego de los "para qué" me resultó muy útil, ya que en este caso comprobé que no era capaz de llegar ni al segundo paso. Y así fue como tomé mi decisión: no volver a publicar una entrada en este blog...

    Oh, wait!

    Ah, aquel día también descubrí los "demotivational posters".




  • Etiquetas: , , , ,

    ¿En serio que lo dejas/ lo has dejado?


    Pues, ahora que lo dices, parece que sí lo he ido dejando casi sin darme cuenta. Es verdad que en época de exámenes suelo desconectar bastante, pero esta vez casi he enlazado los de febrero con los de junio... No sé, si me vuelvo a hacer la pregunta con la que titulaba esto sigo sin encontrar una respuesta, y parece que no la voy a encontrar nunca. Ahora que tengo más tiempo, si un día veo que me apetece quizá retome un poco el ritmo, aunque no sé muy bien para qué xD. En fin, ya ves que no soy muy dado a tomar decisiones, así que tampoco podría contestar del todo a tu pregunta. Gracias por interesarte por este cementerio de viejos escritos que veo que tengo montado :P


    Hace muy poco me hice la misma pregunta, y es triste, porque desde entonces escribo por inercia. Te comprendo tío, cada vez encuentro menos sentido a esto.
    Bueno. Un saludo :)


    Publicar un comentario en la entrada

    Enlaces a este artículo

    Crear un enlace